¿Quieres saber más sobre BlondeSurrender?

martes, 24 de abril de 2018

Dejé de buscar para dejar encontrarme

Hace poco me di cuenta de que nunca voy a encontrar a mi media naranja, porque no existe.
Ni la tuya tampoco.Menuda manía más tóxica la de llenar nuestras carencias con el amor ajeno. 
Que no, de verdad, que NO.No quiero ser la media naranja de nadie, ese título pesa mucho.
Yo busco naranjas enteras.
Yo soy naranja entera.
Y quien llegue que me sume, no que me complete. 
Que quien llegue me nutra, no me exprima.
De pequeños nos hacen creer que necesitamos otra mitad porque no estamos completos. 
Necesitamos de otro para ser un “todo”.¿Y sabéis cuando me siento yo “TODO”? Me siento “todo” cuando hago lo que me gusta, me siento “todo” cuando me despierto y veo que hace un día de la maravilloso y voy a comérmelo, me siento “todo” cuando me reconozco independiente y auto-suficiente, y también cuando me entra flato de reírme con mis amigas sin parar. Me siento “todo” cuando me doy cuenta de lo imperfecta que soy y dejo de intentar cambiarme. Y me siento “todo” cuando me enamoro de la que se siente “nada”, que también soy yo.El día que te aceptes y te sientas completo, lleno y entero, dejarás de buscar fuera lo que tienes dentro.
¿Pensabais que había desaparecido?... ¡Hola de nuevo primores! No tengo perdón, lo sé. Casi un año después, vuelvo a pasar por mi rincón favorito para contaros por qué no he dado señales de vida. Necesitaba tomarme un respiro, frenar y pensar, a veces intentamos sacar tantas cosas adelante que nos resulta imposible. El cambio al terminar la universidad, despedirme de todo lo que conocía hasta entonces, cambiar de hogar y entrar en el mundo laboral, no ha sido todo un camino de rosas.
En muchas ocasiones, no dejamos que las personas de nuestro alrededor vean cómo nos sentimos realmente, ni pedimos ayuda, a veces creemos que podemos con todo y la cruz se lleva por dentro.
Sé que debería practicar el desapego emocional y aprender que a veces hay que salir de nuestra zona de confort... Pero últimamente se me ha dado un poco mal. Hasta que llegó el momento en el que decidí que no iba a seguir andando sin rumbo, y que sí, antes las cosas eran maravillosas, pero que ahora podrían ir mejor. Cada etapa tiene sus cosas.
Y aquí estoy, haciendo frente a los cambios.
No es que haya vuelto, es que nunca me fui del todo.
Si me estás leyendo 341 días después de la última vez, gracias por seguir aquí.
Que siga la fiesta.
Como siempre, como todo, con amor.
MUUUUCHÍSIMOS BESITOS 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

G R A C I A S ♥